Creador del tema: vixopunkLiteratura Azul
#31
(31-12-2014, 03:07 AM)Cosmo escribió: ta weno el cuento("Sangre Azul"),no conocía ese libro,creo. Habrá que buscarlo xD
Yo leí hace poco "El Ballet Azul" de Luis Urrutia (Chomsky) ,recomendado 100% también.

"Sangre Azul" esta en el sitio/enlace que se menciona mas abajo.


(28-01-2015, 02:04 PM)vixopunk escribió: "Cronicas bullangueras"

Sabe si está disponible en internet camarada?

No, no esta en internet.

La lista completa de libros escritos sobre La U, esta' aqui:  http://foro.refugioazul.cl/showthread.php?tid=3858

Algunos de ellos, mas material diverso de La U, y otros libros variados de futbol, etc, lo encuentran aca:

https://www.dropbox.com/sh/p1kvx6jstpuo3...XfNKa?dl=0

Este sitio / dropbox es mantenido por el camarada "Fractalus DS" de aqui del foro.

Yo le he colaborado con algun material y recientemente le contribui para subir un par de libros mas. (por subir, pronto)

Uno de ellos es ("El Salvador" Relatos de hace 20 a~os), es muy similar a "Cronicas bullangueras"

Tambien acaba de salir a la venta "Peregrinaje a El Salvador.
Responder
#32
(28-01-2015, 05:28 PM)Desconocido escribió: "Sangre Azul" esta en el sitio/enlace que se menciona mas abajo.


Gracias camarada,lo bajaré.
Responder
#33
(27-01-2015, 11:16 PM)vixopunk escribió: Ojitos Revueltos

Por debajo de la puerta de mi casa, se desliza a través de la cerámica una foto, una foto tuya.
La mitad de tu rostro, quizás menos.
La veo volteada.
Con el cachito de tus labios presente mirando hacia arriba.
Y tu ojo.
Tu ojo me vuelve loco.

Me desespero, me pongo de pie, respiro agitadamente, entrecortado, es un agujero negro, un vórtice que succiona mi mente, mi atención, mis placeres, mis problemas. Es tu ojo. Es un mundo. Corro por la casa, choco con paredes y estúpidos adornos paisajosos, sin dejar de mirarlo. Agitación, no sólo mía, del mundo, el mundo se agita y es por tu ojo. Me usa.

Absorbido completamente llego hasta un bosque, el bosque del ojo. Con tierra del ojo.

Y un centro negro.
Negro de odio.
Negro de amor.
De tanto amor.

Soy un viejo mirando el ojo. Soy un viejo trepando un infinito pilar negro.
Y soy un joven mirando el ojo. Soy un joven cayendo por un infinito abismo negro.
También soy una mujer, que usa el ojo de anillo, como una esmeralda, luciéndolo ante todas. El ojo representa el que no voy a casarme, el anillo es de no-compromiso. Y asesino una a una, en nombre de la libertad.

Tu ojo me vuelve loco.

Las pasiones se descontrolan.
Las pasiones de todo el mundo se desfiguran.
El mundo se deforma en proporción a las pasiones.
Y yo vivo en tu ojo.

Necesito.
Necesito el ojo.
Te necesito a ti.

Estás simplemente a unos pasos de distancia. Sé que dejaste la foto y esperas allí, tras la puerta.
Tengo miedo.
Miedo de que el ojo real un día se cierre, y no me mire, y no me descontrole, como aquel que en la fotografía siempre permanecerá abierto.

No puedo soportarlo, acerco tu ojo a mis labios, lo presiono, con dureza, con pasión, con dolor. Abro la boca y tu iris conoce a mis dientes.
Tu pupila se aterra de mi lengua y no parpadeas.
Logro introducir la fotografía completa en mi boca con sabor a café amargo.
Me desplomo en un rincón y lloro, lloro hasta que me duele la garganta.

Sé que me escuchas.
Porque yo escucho, que tras la puerta, un par de ojos se abren.
Y vomito.
Vomito por el mayor amor de la puta historia.

Y desde el vómito, me guiñas el ojo.
Mi corazón implosiona.

!mooB



Me hiciste bolsa la mente wn idol
[Imagen: 1a4bc68fb54fad28f65f474b152d223co.png]

Responder
#34
(01-12-2015, 06:38 PM)Felipe escribió: Me hiciste bolsa la mente wn  idol

uh

Gracias camarada, pensé que este tema ya estaba más que olvidado jaja

Durante este año me he dedicado a escribir ya más seriamente (y con un nivel más alto creo ninja ).

Aprovecharé de dejar otro texto, a ver si por esas cosas de la vida alguien se anima a leerlo.




Necrofilia, canibalismo y otras expresiones de la ternura

Un cigarro. Las noches deben empezarse y terminarse con un cigarro.
El patio luce más oscuro de lo habitual. Parece invernal. El sauce llora con ganas cuando el viento lo remece, mientras la Cullén se pasea lamentándose entre las sombras producidas por una pálida y robusta luna.
Una mujer grita desde dentro de la casa. Entro rápidamente. Encima de la mesa una vela se enciende y se apaga. El sonido de una campana. El olor de las lágrimas. La atmósfera se infesta de melancolía.
Ya es tarde, todo acabó.
Vuelvo al patio.
Bajo el sauce hay una lápida de piedra. Jamás la había visto. No, no es un error mío. Es que nunca estuvo allí.
Me acerco lentamente. En ella hay tallado una especie de triángulo que guarda una serpiente en su interior. Sobre él se lee “Consuelo”.
La tierra a su alrededor parece haber sido colocada recientemente. Voy en busca de una pala. Quienquiera que sea Consuelo, averiguaré si su cadáver yace realmente enterrado en mi patio.

Luego de varias paladas y caladas al sombrero, una caja hecha de una madera débil y podrida asoma. La abro. Me quedo sin palabras ni pensamientos durante largo rato. Mirando ese rostro más pálido que la luna, con la piel estirada sobre su carne tensa. Sus ojos me obligan a detenerme en ellos, a apreciar las últimas huellas de una mirada en la que parece recaer todo el cansancio que se ha acumulado desde la existencia del primer hombre, y que al mismo tiempo, muestra una frialdad de la que sólo son capaces los muertos, esa opacidad y fijación que tiene el iris, dispuesto a aceptar su fatal destino de jamás buscar nuevamente entre la luz, ni juguetear con recuerdos.
Qué ganas de devorarte esos resecos labios púrpura. De deslizar mis dedos torpes por tus mejillas huesudas.
Hace poco en un día de lluvia encontré una reina de picas en la calle. Bajo mi cama guardo una cajita musical que repite el eco del silbido de una melodía triste. Soy un hombre tan miserable como todos. Me gustan los juegos.
Hay tanto que podría contarte, Consuelo. No permitiré que cierres los párpados nunca más.
Bendito sea el momento en que dejaste de respirar. Como quisiera robarte ese último aliento y conocer el sabor de tus derrotas. Mascaría tus ojos para revivir las humillaciones. Tu lengua deshaciéndose en mis dientes traerá consigo el gusto amargo de cada día en que te cagabas en el mundo. Mi saliva se confundirá con la dulce sangre de tu cuello y ya no podré volver a probar un bocado de otra cosa. No después de aquel sabor que no puede ser sino divino (animal).

Sin saberlo me atrapaste. Estaré amarrado al sueño eterno de regresar a este segundo. Al momento en que te observo callado y hago como que tú me observas de vuelta. De ninguna manera podría conseguirse algo tan perfecto entre dos muertos, mucho menos entre dos vivos.
Es ahora que nuestros ritmos están sincronizados hasta el punto de erizarme los vellos.
Nos vemos envueltos en tu aura oscura, que me hace sentir tranquilo. Tu cabeza encuentra en mi pecho el lugar al que siempre perteneció.
Aún cuando te tengo entre mis brazos, inerte, pareces gigantesca. Eres tú quien está en el centro de la escena, a ti te llora el sauce, yo no soy más que quien te adorna. Ya quisiera yo tener la suerte de llegar a hacer mío el gesto de placer que se burla de todos, inmutable, en tu rostro.

Suenan las campanas.
No te dejaré, Consuelo.
Amanecerá pronto.
No te dejaré.

“¡Antonio, dame un cigarro!” Agitas tu mano frente a mis ojos.
Un cigarro. Las noches deben empezarse y terminarse con un cigarro.
[Imagen: giphy.gif]
NOTA:
Los pájaros cantan en pajarístico,
pero los escuchamos en español.
(El español es una lengua opaca,
con un gran número de palabras fantasmas;
el pajarístico es una lengua transparente y sin palabras).

Responder
#35
Con todo respeto, quisiera dejar un cuento de mi autoría basado en una de mis tantas anécdotas como hincha azUl. Es de esperar que sea del agrado de los camaradas del foro.


   LOS ÚNICOS HINCHAS QUE HAN ALENTADO AL LEÓN


El árbitro en cualquier momento ponía el silbato en su boca y daba término a una nueva edición del clásico universitario. La U caía ante las monjas, y en nuestro intento por ayudar al equipo a empujar la pelota hacia el arco contrario y lograr un empate, aunque fuera al último minuto, nuestro cantar era aún más fuerte de lo habitual en los paravalanchas de la 14 Pero a pesar de aquello, nuestras voces eran silenciadas por primera vez después de más de 90´minutos por un silbido nefasto; el pito del saquero. Después de despedir al equipo, nos retiramos lentamente del Pasional, cabizbajos y en un silencio sepulcral. Nuestra tristeza también era compartida por ese cielo azul que acompañando nuestro sentir, empieza a llorar desconsoladamente que a ojos de un simple mortal era una lluvia más del invierno capitalino.

Del grupo de camaradas, me quedó sólo con la compañía de mi amigo Chico Erik quien me pide que lo acompañe al terminal de buses para regresar a su natal Concepción. Le digo que en esta oportunidad no podrá ser ya que me tocó trabajar medio día y para evitar problemas en la entrada con los pacos, dejé mi mochila en un casillero de un supermercado del centro. El Chico insiste y dice que podríamos primero retirar mis pertenencias y aprovechar de pasar las penas en algún boliche y después, acompañarlo a tomar un bus para el sur.

En ese instante, la lluvia era incesante por lo que fue la excusa perfecta para permanecer su buen tiempo en un local y bajar varias pilsen. Cuando estimamos que era hora de emprender la marcha, Erik me propone que nos vayamos a pie hasta el terminal y así, conocer los famosos barrios del llamado casco histórico de Santiago.

Acompañados por varias pilsen, recorrimos las calles que nos separaban de nuestro destino y una vez que llegamos al terminal, el Chico me indica que tratará de sacar el pasaje del último bus que salga a Concepción y a su vez, lo más barato posible y con eso, comprar un último copete. Dicho y hecho, con las monedas sobrantes fuimos a la botica más cercana y adquirimos una caja de vino tinto.

De acuerdo a la hora del pasaje, disponíamos del tiempo suficiente para degustar del último brebaje y cuando buscábamos un lugar que nos cobijara, nuevamente la lluvia se hacía presente la cual nos pilló en plena Alameda con General Velásquez. En dicha esquina como es tradicional, había una carpa de circo y apuntando hacia ella, el Chico Erik me dice que ahí está la solución.

- "¿Entremos al circo? ahora que me acuerdo ahí trabaja un conocido mío que es de Talcahuano y es ese que está en la entrada"- me dice Erik.

- "No te creo Chico cuentero"- les respondo.

- "Es verdad... ¿Vamos o no?"- me replica mi amigo.
Quizás por efecto de las pilsen o por resguardarse de la lluvia, o simplemente por ambos motivos, le creo a mi compañero y nos dirigimos a la entrada del circo. A pasos de entrar, el Erik me golpea el hombro y me dice;

- "Cumpa era una broma... no conozco a nadie del circo"

- "Ya estamos acá así que no sacamos na´con intentarlo"- le replico.

- "¡Hola! ¿Hay mano para entrar? Estamos haciendo la hora para tomar el bus y ni ahí con mojarnos en la calle”. - pregunto al que las hacía de boletero.

- "¡Pasen cauros! Con la lluvia casi no hay nadie viendo el show. Pero pórtense bien y aplaudan bien fuerte, con eso pagan la entrada"- nos responde el tipo.

Al entrar al circo, efectivamente había con suerte no más de 20 personas y al acomodarnos, se nos vino a la memoria la galería del antiguo municipal de Calama, ya que estos eran unos simples palos amarrados con alambres. Ya instalados, sacamos el tinto que teníamos guardado y comenzamos a beber mientras aparecía el "Sr. Corales" y daba comienzo al show.

El espectáculo resultó ser un verdadero fiasco, las rutinas eran las mismas de siempre, si hasta los esperados payasos resultaron ser fomes por decir lo menos. Por este motivo y por el efecto del alcohol consumido, ambos empezamos a cabecear. En eso estábamos, cuando se anuncia que a continuación vendría el mejor show de la noche.

En ese instante, en el escenario varias personas instalan una especie de jaula y por los parlantes se escucha una estruendosa música. El animador presenta a todo el público, a un hombre que en un par de minutos más quedará solo frente al animal más feroz del mundo, frente al animal más peligroso, frente al rey de la selva, frente a un León.

Al escuchar esas palabras dichas con grandiosidad, le digo medio soñoliento a mi camarada que estaba en la misma actitud;

- "Cacha Chico, va a salir el León"
- "Si... va a salir el León"- me responde.
En eso nos miramos y nos decimos el uno al otro;

- "Va a salir el León".
Y como por arte de magia se nos pasa el efecto de los tragos y exclamamos al mismo tiempo;

- "¡Va a salir el León!"
Entonces, recogimos del suelo todos los papeles que encontramos, los hicimos picadillo, nos pusimos de pie y moviendo nuestras chaquetas empezamos a cantar;

- "Sale Leoooooón, sale sale sale Leoooooón, sale sale sale Leoooooón, sale sale sale Leoooooón".
La gente presente en el circo nos miraba al principio como bichos raros, pero después empezó a reír y a seguirnos con las palmas nuestro cántico. En eso se abre una puerta y el fabuloso animal entra a la jaula y mientras eso sucedía, el papel picado que teníamos en las manos salía a encontrarse con el aire y, de nuestras gargantas se escuchaba;

- "Dale Leoooooón, dale dale dale Leoooooón, dale dale dale Leoooooón, dale dale dale León".

Tal como si estuviésemos en nuestro sitial del Pasional, durante todo el número del domador, nosotros alentamos al León con frases tales como; "Vamos León, cómetelo", "Dale León, mátalo" y todo el público fue cómplice de nuestro particular apoyo con grandes carcajadas. Una vez terminado el número, aplaudimos a rabiar al melenudo felino y lo despedimos con la satisfacción de haber alentado una vez más al León.
!!!
[-] Usuarios que marcaron 'Me gusta' en el mensaje de quijote (2):
  • AzulOldSchool, frUtillar azUl
Responder
#36
(07-05-2017, 07:59 PM)quijote escribió: Con todo respeto, quisiera dejar un cuento de mi autoría basado en una de mis tantas anécdotas como hincha azUl. Es de esperar que sea del agrado de los camaradas del foro.


   LOS ÚNICOS HINCHAS QUE HAN ALENTADO AL LEÓN


El árbitro en cualquier momento ponía el silbato en su boca y daba término a una nueva edición del clásico universitario. La U caía ante las monjas, y en nuestro intento por ayudar al equipo a empujar la pelota hacia el arco contrario y lograr un empate, aunque fuera al último minuto, nuestro cantar era aún más fuerte de lo habitual en los paravalanchas de la 14 Pero a pesar de aquello, nuestras voces eran silenciadas por primera vez después de más de 90´minutos por un silbido nefasto; el pito del saquero. Después de despedir al equipo, nos retiramos lentamente del Pasional, cabizbajos y en un silencio sepulcral. Nuestra tristeza también era compartida por ese cielo azul que acompañando nuestro sentir, empieza a llorar desconsoladamente que a ojos de un simple mortal era una lluvia más del invierno capitalino.

Del grupo de camaradas, me quedó sólo con la compañía de mi amigo Chico Erik quien me pide que lo acompañe al terminal de buses para regresar a su natal Concepción. Le digo que en esta oportunidad no podrá ser ya que me tocó trabajar medio día y para evitar problemas en la entrada con los pacos, dejé mi mochila en un casillero de un supermercado del centro. El Chico insiste y dice que podríamos primero retirar mis pertenencias y aprovechar de pasar las penas en algún boliche y después, acompañarlo a tomar un bus para el sur.

En ese instante, la lluvia era incesante por lo que fue la excusa perfecta para permanecer su buen tiempo en un local y bajar varias pilsen. Cuando estimamos que era hora de emprender la marcha, Erik me propone que nos vayamos a pie hasta el terminal y así, conocer los famosos barrios del llamado casco histórico de Santiago.

Acompañados por varias pilsen, recorrimos las calles que nos separaban de nuestro destino y una vez que llegamos al terminal, el Chico me indica que tratará de sacar el pasaje del último bus que salga a Concepción y a su vez, lo más barato posible y con eso, comprar un último copete. Dicho y hecho, con las monedas sobrantes fuimos a la botica más cercana y adquirimos una caja de vino tinto.

De acuerdo a la hora del pasaje, disponíamos del tiempo suficiente para degustar del último brebaje y cuando buscábamos un lugar que nos cobijara, nuevamente la lluvia se hacía presente la cual nos pilló en plena Alameda con General Velásquez. En dicha esquina como es tradicional, había una carpa de circo y apuntando hacia ella, el Chico Erik me dice que ahí está la solución.

- "¿Entremos al circo? ahora que me acuerdo ahí trabaja un conocido mío que es de Talcahuano y es ese que está en la entrada"- me dice Erik.

- "No te creo Chico cuentero"- les respondo.

- "Es verdad... ¿Vamos o no?"- me replica mi amigo.
Quizás por efecto de las pilsen o por resguardarse de la lluvia, o simplemente por ambos motivos, le creo a mi compañero y nos dirigimos a la entrada del circo. A pasos de entrar, el Erik me golpea el hombro y me dice;

- "Cumpa era una broma... no conozco a nadie del circo"

- "Ya estamos acá así que no sacamos na´con intentarlo"- le replico.

- "¡Hola! ¿Hay mano para entrar? Estamos haciendo la hora para tomar el bus y ni ahí con mojarnos en la calle”. - pregunto al que las hacía de boletero.

- "¡Pasen cauros! Con la lluvia casi no hay nadie viendo el show. Pero pórtense bien y aplaudan bien fuerte, con eso pagan la entrada"- nos responde el tipo.

Al entrar al circo, efectivamente había con suerte no más de 20 personas y al acomodarnos, se nos vino a la memoria la galería del antiguo municipal de Calama, ya que estos eran unos simples palos amarrados con alambres. Ya instalados, sacamos el tinto que teníamos guardado y comenzamos a beber mientras aparecía el "Sr. Corales" y daba comienzo al show.

El espectáculo resultó ser un verdadero fiasco, las rutinas eran las mismas de siempre, si hasta los esperados payasos resultaron ser fomes por decir lo menos. Por este motivo y por el efecto del alcohol consumido, ambos empezamos a cabecear. En eso estábamos, cuando se anuncia que a continuación vendría el mejor show de la noche.

En ese instante, en el escenario varias personas instalan una especie de jaula y por los parlantes se escucha una estruendosa música. El animador presenta a todo el público, a un hombre que en un par de minutos más quedará solo frente al animal más feroz del mundo, frente al animal más peligroso, frente al rey de la selva, frente a un León.

Al escuchar esas palabras dichas con grandiosidad, le digo medio soñoliento a mi camarada que estaba en la misma actitud;

- "Cacha Chico, va a salir el León"
- "Si... va a salir el León"- me responde.
En eso nos miramos y nos decimos el uno al otro;

- "Va a salir el León".
Y como por arte de magia se nos pasa el efecto de los tragos y exclamamos al mismo tiempo;

- "¡Va a salir el León!"
Entonces, recogimos del suelo todos los papeles que encontramos, los hicimos picadillo, nos pusimos de pie y moviendo nuestras chaquetas empezamos a cantar;

- "Sale Leoooooón, sale sale sale Leoooooón, sale sale sale Leoooooón, sale sale sale Leoooooón".
La gente presente en el circo nos miraba al principio como bichos raros, pero después empezó a reír y a seguirnos con las palmas nuestro cántico. En eso se abre una puerta y el fabuloso animal entra a la jaula y mientras eso sucedía, el papel picado que teníamos en las manos salía a encontrarse con el aire y, de nuestras gargantas se escuchaba;

- "Dale Leoooooón, dale dale dale Leoooooón, dale dale dale Leoooooón, dale dale dale León".

Tal como si estuviésemos en nuestro sitial del Pasional, durante todo el número del domador, nosotros alentamos al León con frases tales como; "Vamos León, cómetelo", "Dale León, mátalo" y todo el público fue cómplice de nuestro particular apoyo con grandes carcajadas. Una vez terminado el número, aplaudimos a rabiar al melenudo felino y lo despedimos con la satisfacción de haber alentado una vez más al León.
!!!

jajajajajaja muy buena su historia camarada :verde

Consulta solo por curiosidad, para que clásico con las monjas fue esa vez?
[Imagen: 75317260_948786955494315_658470992881490...e=5E4036CA]
Responder
#37
Aquí va algo que escribí ayer. Saludos camaradas

Alma, destino y libertad

Se dice que todos tenemos una esencia: un rasgo que nos identifica como únicos y que a la vez nos diferencia de los demás. Se dice que esta esencia es también nuestra alma: aquello que es intangible pero que está ‘dentro’ de nosotros, dando vueltas al interior de nuestro cuerpo, quizás como la síntesis de nuestros pensamientos, como conexiones cerebrales, o en la profundidad de nuestras vísceras, quién sabe; pero ahí está, invisible pero presente, como una marca que nos acompaña durante el camino que pavimentamos, guiados por nuestras decisiones pero también por nuestro destino.

Destino… ¿fuerza superior que entreteje mi vida y que estoy encaminado a seguir? ¿un propósito que nos arrastra más allá de nuestra voluntad? ¿una manifestación de mi alma, como aquello que me es imposible revertir? ¿acaso eso será el destino, un golpe que atesta contra la libertad?

Pero esto que soy yo, tampoco es el resultado de haberme visto arrojado hacia el río de mi destino. Fluimos como un río, pero también somos capaces de frenar la corriente de sus aguas. Podemos decidir. Cada acción que escogemos reviste las ropas de mi esencia, y anterior a la acción de decidir hay múltiples posibilidades que esperan ser habitadas, por lo que, aunque ni siquiera me dé cuenta de ello, soy responsable de por un momento pausar el flujo de mis determinaciones, de ser el artífice que pone un ladrillo más en la construcción del guión de nuestra película. Película cuyo final somos incapaces de saber, por más que mi alma y mi destino traten de echarme una mano.

Sí, mi alma es paradójica, es una esencia determinadamente libre. Libertad que pide un baño de humildad; destino que pide la voz de la autoría.
[Imagen: Jim_Morrison.jpg]
[-] Usuario(s) que marcaron 'Me Gusta' en el mensaje de smittywerbenmanjensen (1):
  • Monolito
Responder
#38
Vísteme de espacios,
de azucenas dormidas y de sueños de añil roto,
llévame de la mano entre caricias de abrasadora quietud,
llévame entre estelas de humo de lenga
hacia el solitario confín de tu frente dormida.

Y es que me sería imposible estrechar otra mirada,
declamar amores a dedos ajenos a los tuyos artesanos,
y es que en tan íntima espera,
sólo tus hombros telúricos son mi cobijo.

Te amo y,
con ello,
me recreas a cada instante;
se suceden nenúfares y salicornias,
hinojos y lumbres, vapores y aromas.
Se reúnen sobre cada trazo de tu pensamiento que navega nuestros espacios,
se baten sobre los recuerdos rasgados de tus caderas como leves cestos de avellanas y anacardos.

Aún persisten los trazos que dejaste coronando mis ojos,
las luciérnagas y la salvia,
tu piel angélica rozando mi aliento,
tu voz quebradiza especiando la penumbra y las eufonías.
Aún esperan los cerezos que vuelvas,
florecer ante tu mirada distraída,
fructificar ante tus labios pequeños y ansiosos.
[Imagen: 1a4bc68fb54fad28f65f474b152d223co.png]

[-] Usuarios que marcaron 'Me gusta' en el mensaje de PEZ (2):
  • Bajo Marquesina, vixopunk
Responder
#39
No había visto este tema.
Está bueno. Muy bueno.
Dejo algo añejo. Capaz leyéndolos y compartiendo algunas cosas me reenganche con el cuento.

DERROTA


"Ándate a la mierda, infeliz", le dijo ella, justo antes de escupirle el rostro, abofetearlo y salir dando un portazo.

El campeón no intentó detenerla. Se quedó un buen rato en su cuarto, tranquilo, pensando. Tomó entonces el tablero y caminó lento por Ahumada. Compró cigarros donde siempre, sin dejar de repasar la escena, hasta que llegó a la plaza y se sentó en el sitio acostumbrado. Siguió dándole vueltas al asunto, mientras despachaba simultáneamente a seis rivales. Finalmente, llegó a una conclusión:

Tantos años estudiando… Y ninguna defensa ante ese ataque.
Barra Oficial - LDA
[-] Usuarios que marcaron 'Me gusta' en el mensaje de Bajo Marquesina (3):
  • Joker Azul, PEZ, vixopunk
Responder


Posibles temas similares...
Tema Autor Respuestas Vistas Último mensaje
  Diamela Eltit se adjudica el Premio Nacional de Literatura (diarioUchile) Waterfall 3 54 28-09-2018, 02:46 PM
Último mensaje: eUgene
  “Los asesinados del Seguro Obrero”, un clásico de la literatura chilena (radio.uchile) Astaldo 4 251 05-09-2018, 03:33 PM
Último mensaje: Astaldo
  Guarello contra la literatura del fútbol: “Todo se volvió predecible, lloricón, redundante y celebratorio" eUgene 5 371 01-08-2017, 02:08 PM
Último mensaje: Cañitazo
Star [Recopilación] Fútbol y Literatura eUgene 45 2,271 31-07-2017, 10:02 PM
Último mensaje: Bajo Marquesina
  Finalmente, el músico Bob Dylan aceptó el Premio Nobel de Literatura - BBC Mundo Cucho 5 263 29-10-2016, 09:38 AM
Último mensaje: Koolebra



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)