Articulación y Fundación - Historia Club U. de Chile (udechile.elnooficial)
#1
Articulación y Fundación - Historia Club U. de Chile
Historiadores No Oficial

¿Cuándo se funda nuestro club? Puede parecer una pregunta innecesaria, ya que cada año se conmemora una fecha poco cuestionada: el 24 de mayo de 1927. Ahora bien, desde nuestra perspectiva, ese día no comienza la “U”: al igual que la gran mayoría de los clubes de fútbol en nuestro país, la Universidad de Chile vivió un “proceso” de fundación. Para explicar esto, damos como punto de inicio la fundación del Internado F.C. en 1902 y como término la instauración del Club Deportivo de la Universidad de Chile en 1935: en los 33 años que abarcan estos dos hechos, encontramos un sinfín de instituciones, como organizaciones estudiantiles y universidades, que interactuaron entre ellas y de forma autónoma para dar como resultado a la “U” que conocemos hoy en día. Demás está decir que esos cambios y procesos no terminaron en 1935, sino que continuaron durante mucho tiempo más. En base a estos elementos, en el siguiente período buscaremos explicar y caracterizar el proceso de fundación del club, haciendo una aclaración: el hecho de que hayan sido muchas las agrupaciones que intervinieron o que fueron parte de este asunto, no significa la inexistencia de una que haya sido la piedra angular. Sin lugar a dudas, todo parte a través del Internado F.C., que es la columna vertebral de lo que hoy conocemos como Universidad de Chile.
[Imagen: InternadoFC_1925.jpg]

Internado Football Club 1925

Para comenzar, los años que abarcan desde 1902 hasta 1935 fueron esenciales para la historia de nuestro país. El contexto que engloba el proceso de fundación de la “U” tiene como eje principal un fenómeno que parte en esta época y se mantiene hasta nuestros días: el rol social de los estudiantes universitarios y su inclusión como actor político, sobre todo de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh). Nuestro país recién estaba ad portas de conmemorar los 100 años de la Primera Junta de Gobierno en condiciones deplorables: la “cuestión social”, expresada en la insalubridad y el trabajo semi-esclavo; sumado a la desconfianza existente hacia una clase política inoperante y deslegitimada, habían provocado el fuerte rechazo desde el mundo popular y la intelectualidad hacia a una elite oligárquica que no solucionaba estas complicaciones. Desde su visión, para las clases dominantes existían dos tipos de problemas: “los que se solucionan solos y los que no tienen solución”, por lo que el país comenzó a transformarse en un caldero que tardó poco en estallar. En este sentido, el rol de los estudiantes comenzó a ser fundamental para enfrentarse a las autoridades durante al menos dos décadas.

[Imagen: fech.jpg]
Ahora bien, para comprender de mejor forma el proceso de fundación del club dentro de este convulsionado contexto, debemos tomar en cuenta cuatro actores: el Internado F.C., la Federación Universitaria de Deportes, el Club Atlético Universitario y el Club Náutico Universitario. Para no enredar la explicación de un proceso que es complicado en sí, partiremos por caracterizar, por un lado, el equipo de fútbol Internado F.C. y, por otro lado, lo que fue el desarrollo de los clubes deportivos dentro de la universidad. De esta forma, se hará más comprensible la interacción que alcanzaron los distintos actores que conformaron al Club de Deportes de la Universidad de Chile. Eso sí, antes de comenzar debemos hacer una aclaración para evitar confusiones: lo que desarrollaremos a continuación implica a los estudiantes de la Universidad de Chile y no a la casa de estudios en sí misma. ¿A qué nos referimos? Básicamente, el desarrollo del deporte no fue impulsado por la universidad como institución, sino que nació de sus propios estudiantes quienes comenzaron a forjar clubes y establecimientos que se dieron “dentro de” la casa de estudios. Tuvieron que pasar varios años para que se diera un reconocimiento efectivo por parte de las autoridades de la universidad hacia los clubes deportivos que existían en ella. Así, el deporte se consagró por iniciativa propia del movimiento estudiantil, porque fueron los estudiantes quienes lo impulsaron.

Tomando en cuenta esto, partamos por el Internado F.C. Los antecedentes de este equipo los encontramos en 1896, cuando se fundó el Instituto Nacional Football Team: este equipo es recordado como el primer club escolar fundado e integrado exclusivamente por chilenos. Al año siguiente este grupo cambió su nombre por Internado Nacional F.C. debido a que todos sus integrantes tenían la condición de internos en el Instituto Nacional. Tiempo después esta separación se formalizó con la fundación del Internado Nacional Barros Arana (INBA): no sólo esto, sino que el antiguo equipo de internos del Nacional pasó a constituirse como Internado F.C., el 20 de mayo de 1902, el día de su fundación. Constituido ya como club, en 1905 dejó las competencias inter-escolares al integrarse a la Copa Municipal de la Asociación Arturo Prat (AAP), logrando ser campeones en los años 1907 y 1910. Gracias a estos éxitos y el buen juego mostrado por el equipo, a partir de 1911 surgió la idea de integrar al Internado F.C. a la Asociación de Football de Santiago (AFS), buscando dejar atrás las competiciones estrictamente estudiantes y así adentrarse en nuevos horizontes. La resolución por parte del club fue salomónica, ya que, finalmente, se formaron dos ramas de la institución: una se mantuvo en las competiciones escolares, en la AAP, y otra que entró en la AFS.
[Imagen: Instituto-Nacional-Football-Team-1897.jpg]

Instituto Nacional Football Team 1896 – 1897: Jorge Tisca, Pablo Imbart y Luis Orchard; Cesar Miranda, Carlos Blanlot y Luis Marioti; Roberto Robotham, Julio Barrenechea, Luis Goetz, Roberto Hembach y Antonio Rojo.

Durante este mismo período, de la mano con este desarrollo del fútbol, también encontramos otros equipos dentro de la AAP que es importante mencionar, sobre todo por sus vínculos con la Universidad de Chile y que compartieron con el Internado F.C. Aquí encontramos algunos de los primeros equipos de fútbol universitario como el Instituto Pedagógico F.C., fundado en 1902, y otro club fundado por exalumnos del INBA como lo fue en la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile en 1903. La importancia de estos equipos radica en que fueron los primeros clubes universitarios, surgidos espontáneamente por impulso de los estudiantes de la casa de estudios. Ambos equipos, en conjunto con el Internado F.C., participaron dentro de la competición estudiantil durante la primera década del 1900. Sumado a esto, la selección formada en 1903 en la Universidad de Chile por los antiguos estudiantes del INBA fueron los que organizaron el primer clásico universitario, cuando enfrentaron a un conjunto conformado por estudiantes de la Universidad Católica el 14 de noviembre de 1909, compromiso que terminó con un empate 3-3.

[Imagen: 1896_1911-2-e1457400867197.png]

Retomando el desarrollo del Internado F.C., este equipo comenzó una buena cosecha de resultados en las competiciones donde participó desde la creación de su rama universitaria. Entre 1911 y 1927 logró obtener seis títulos: tres de la Serie B de la Copa Unión de la Asociación de Football de Santiago; dos de la Copa Chile de la Asociación de Football de Santiago; una de la Sección Uruguay de la Copa Chile de la Asociación de Football de Santiago y un sub-campeonato de la Copa Chile de la Asociación de Football de Santiago. Ahora bien, sumado a esto es importante hacer un alcance: no debemos olvidar que este equipo estaba compuesto por alumnos del Instituto Nacional, por lo que posteriormente todos ellos continuaron sus estudios en las dos universidades más importantes en esos años, o sea, la Universidad de Chile y la Universidad Católica. Esto es importante tenerlo en cuenta porque a partir de ahí, estos mismos estudiantes continuaron con sus actividades deportivas siendo parte de nuevas instituciones o a través de la creación de nuevos clubes, algo fundamental para entender el desarrollo de este club sobre todo dentro de la Universidad de Chile.

[Imagen: udechile1930.jpg]

Paralelamente al desarrollo del fútbol entre los colegios y universidades, dentro de las casas de educación superior comenzó un auge del deporte. La primera agrupación orgánica que logró impulsar a las distintas instituciones que surgían en esos años fue la Federación Universitaria de Deportes (FUD): nacida en 1919, aunque recién institucionalizada en 1923, tenía por finalidad organizar las manifestaciones deportivas de las distintas facultades a través de torneos internos, inter-facultades, competencias inter-universitarias o con clubes y/o asociaciones externas a las casas de estudio. Desde esta forma, aquí encontramos el principal antecedente de lo que posteriormente fue el Club Deportivo de la Universidad de Chile, como continuación de la FUD: esta institución veló de forma autónoma, sin el apoyo de la universidad, por desarrollar las distintas ramas deportivas existentes dentro de la casa de estudio, como la natación, el atletismo, el fútbol, el tenis, etc. Es en esta estructura donde surgieron dos clubes que serán fundamentales en la historia de la “U”: el Club Atlético Universitario (CAU), fundado en 1922, y el Club Náutico Universitario (CNU), surgido en 1926.

Aquí surge una pregunta: ¿en qué momento y por qué se ligan el Internado F.C., la FUD, el CAU y el CNU? Esto ocurre recién en el año 1927, cuando el Internado F.C. buscó entrar a la Liga Central de Football de Santiago (LCF), fundada por la reunificación de diversas entidades rectoras del fútbol capitalino, entre ellas la AFS mencionada anteriormente. Aquí surgió una limitación para el Internado F.C.: la LCF exigió al club fusionarse con el CAU y el CNU para concretar su ingreso a la liga. De esta forma, en los salones de El Diario Ilustrado, se fundó el Club Universitario de Deportes (CUD), surgido de la unión del Internado F.C., el CAU y el CNU, con el apoyo de la Federación Universitaria de Deportes. Esta fecha es considerada por la historia oficial como el inicio de lo que hoy conocemos como la “U”, pero, tomando en cuenta los escritos de la época, podemos cuestionar esta afirmación: según la prensa de la época, aquel día no nació un club diferente, sino que simplemente el Internado F.C. cambió de nombre. No sólo eso, sino que en una entrevista dada al diario La Nación en 1928, el presidente del Internado F.C. Arturo Flores, indicó que el CUD ya tenía 25 años, tomando como referencia la fundación del club nacido en el INBA durante 1902.
[Imagen: Escuela-de-Medicina-1927.jpg]

Equipo de la Escuela de Medicina 1927

Independiente de esto, aquí partió algo significativo, ya que el primer partido del CUD fue en 1928 contra Unión Condell, siendo la presentación en sociedad del escudo característico del club: el chuncho, cuyo origen era la insignia del CNU. Ahora bien, esto no fue el fin de este proceso. El día 3 de diciembre de 1930, el CUD se refundó integrando dos nuevas organizaciones: la Federación Deportiva de la Universidad de Chile y la Federación Deportiva de la Universidad Católica. De este modo, el Club Universitario se transformó en la institución característica de los estudiantes universitarios de la época, agrupando dentro de sus filas las ramas deportivas de las dos casas de estudio más grandes de nuestro país. De la mano con esto y con algunos resultados variantes en las distintas Series futbolísticas de la AFS, en 1935 se produjo la configuración definitiva de nuestro club: por un lado, los estudiantes de la Universidad Católica pertenecientes al CUD dejan la institución para fundar, dos años después, el Club Deportivo de la Universidad Católica; por otro lado, desde la Universidad de Chile comenzaron a adentrarse dentro de esta institución: el rector de esa época, Juvenal Hernández, creó el cargo de Consejero Deportivo, que pasó a integrar y representar formalmente a la casa de estudios dentro del CUD.
[Imagen: escudos.png]

A través de estos dos hechos, la migración de los estudiantes de la Universidad Católica y la integración de la Universidad de Chile al CUD, es que comienza a concluir el proceso de fundación de la “U”. Esto lo planteamos porque es en ese momento cuando el club que comenzó a configurarse con el Internado F.C., que posteriormente se integraron las organizaciones deportivas universitarias y que después abandonaron los estudiantes de otras universidades pasó a ser, institucionalmente, parte de la Universidad de Chile al transformarse en su Club Deportivo, que llegaron a integrar 25 ramas donde, sin lugar a dudas, la de fútbol fue la más relevante. Como hemos podido ver, el proceso de fundación de la “U” parte con el Internado F.C. que gradualmente se fue integrando a la Universidad de Chile a través de distintos medios, pero por exigencias más bien legales y no tanto por un impulso de la misma universidad o por voluntad de este club: de hecho, vimos que hasta 1934 la ingerencia de la casa de Bello era prácticamente nula dentro del deporte universitario y mucho menos dentro del fútbol. De esta forma, al adentrarnos en la historia de la “U” podemos ver un inicio claro: el 20 de mayo de 1902, día en que se funda el Internado F.C.


(udechile.elnooficial)

http://udechile.elnooficial.cl/articulac...fundacion/

Organización Institucional - Historia Club U. de Chile
Historiadores No Oficial

Los primeros años de la rama de fútbol del Club Deportivo de la Universidad de Chile, la nueva denominación que adquirió el Club Universitario de Deportes, estuvieron marcados por los altos y bajos. Después de un largo proceso de fundación, que desarrollamos en el período anterior, vinieron como principales hitos el ingreso al fútbol profesional, la primera estrella de la rama de fútbol y, por sobre todo, sus casi 20 años de sequía en títulos. Independiente de estos resultados, los años en que se organizó institucionalmente el club fueron muy relevantes para lo que vino posteriormente: aquí se dio un tortuoso proceso de profesionalización, con varios inconvenientes representados en las complejidades que implicaban entrar a un fútbol formal con otros ritmos, otros códigos, pero, más que nada, otras exigencias. Tomando en cuenta estos elementos, en el siguiente período buscaremos simplemente explicar el ingreso al fútbol profesional del Club Deportivo de la Universidad de Chile y los resultados obtenidos hasta la década de 1950.

           Los años que van desde 1935 hasta 1953 fueron tranquilos en base a distintos ámbitos. Después de una convulsionada época marcada por la dictadura de Carlos Ibáñez del Campo, la República Socialista y el retorno de Arturo Alessandri a la presidencia, la tensión y los conflictos que vivía nuestro país pasaron a una mayor estabilidad y tranquilidad política, económica y social. En este contexto, que abarca los gobiernos de Alessandri, Pedro Aguirre Cerda, Juan Antonio Ríos, Gabriel González Videla y los primeros años del segundo mandato de Ibáñez, se dieron algunos procesos e hitos que es importante tener en consideración para lo que desarrollaremos después. El principal proceso es claro: esta época, con los Gobiernos Radicales, es la “era de la planificación”. Durante este período, hasta 1973, todos los elementos relacionados con aspectos políticos, económicos y sociales se regían por la planificación detallada y estricta. Otro hito va de la mano con el asenso de los radicales: la Guerra Civil Española. Este conflicto ocurrido entre 1936 y 1939 provocó la división de la comunidad española en nuestro país, que trajo muchas repercusiones dentro del mundo deportivo y sobre todo en el fútbol que afectaron directamente a la “U”.
[Imagen: udechile_1940-1.jpg]

Campeón 1940, De pie: Eduardo de Saa, Oscar Sánchez, Luis Castro, Keller (arq. sup.), Eduardo “Chino” Murua, Eduardo Simián, Luis López, Raul Davanzo y Rafael Breña.
Agachados: Luis Tirado (DT), Francisco Las Heras, Guillermo Riera, Jaime Riera, Antonio Rossi, Víctor Alonso y José Balbuena.

           Tomando en cuenta estas variables de contexto como telón de fondo y las distintas organizaciones que desarrollamos en el período anterior, el año 1934 fue clave en el presente y futuro del Club Universitario de Deportes. Es aquí cuando comienza una reestructuración interna impulsada por la Universidad de Chile, que finalmente terminó por apropiarse del club como explicamos a grandes rasgos en el período anterior, por lo que vale la pena adentrarnos de nuevo en este proceso: durante el año 1934, el rector de la casa de estudios, Juvenal Hernández (1933-1953), realizó el Decreto N° 72 que creaba el Consejo de Deportes. La finalidad de éste era representar a la universidad dentro del Club Universitario, ante el rector y los distintos funcionarios de la institución; no sólo esto, sino que además este decreto estableció que todos los estudiantes de la casa de estudios pasaban a ser, automáticamente, socios del club. Ante esto, surgió un inconveniente en base a los integrantes del Club Universitario de Deportes: también estaba compuesto por la Federación Deportiva de la Universidad Católica, que finalmente abandonó la institución para formar su propio club deportivo. De esta forma, se fundó oficialmente el Club Deportivo de la Universidad de Chile, que llegó a contar con decenas de ramas donde, claramente, la de fútbol fue sólo una, pero la más relevante de todas como ya comentamos.
http://udechile.elnooficial.cl/wp-conten...or-dos.jpg

1952, U. de Chile 3 vs Magallanes 4 Passeiro en la foto, convirtió dos goles en aquel partido

           Ahora bien, centrándonos en la rama de fútbol del Club Deportivo, desde su fundación comenzó a enfrentar nuevos retos cada vez más complicados para la estructura que tenía esta organización, que era básicamente amateur. En el año 1938, precedido por exitosas campañas en la Serie B de la Asociación Central de Fútbol (ACF), la “U” buscó ingresar a la Primera División, algo que no dependía exclusivamente de ella. En estos años no existía el Ascenso, por lo que la forma elegida por las autoridades en aquel tiempo, para ver si el Club Deportivo ingresaba o no al fútbol de honor, fue a través de una confrontación con Audax Italiano. El duelo, que se llevó a cabo en el Estadio de Carabineros, terminó igualado 0-0, por lo que se extendió con un alargue donde finalmente el equipo de colonia derrotó a la “U” por 2-1. A pesar de esto, las autoridades de la ACF consideraron que el club universitario cumplía con los requisitos para entrar a Primera División, por lo que fue aceptada su solicitud. Lamentablemente, los dirigentes de la Universidad de Chile no visualizaron lo complejo que sería entrar al profesionalismo.

           Los primeros años del club fueron paupérrimos, como veremos más adelante a través de las cifras. En este momento las autoridades del Club Deportivo le tomaron el peso a la situación, por lo que se hizo necesario, a partir de 1939, hacer una completa reestructuración que profesionalizara la rama de fútbol. Los motivos de esto eran las características que tenían los jugadores del club: eran, principalmente, doctores, abogados, ingenieros, etc. que estudiaron en la universidad, pero que no tenían mayores conocimientos del deporte o que no le dedicaban tiempo completo. En el fondo, los jugadores del club eran personas que simplemente querían jugar, divertirse, representar a la institución, pero no competir. Ante esta situación, en 1939 se buscó dar un giro a esta estructura del club al establecerse el Decreto N° 230, o sea, el Reglamento del Club Deportivo de la Universidad de Chile. En este documento, destacan, entre otras cosas, que todos los estudiantes de la casa de estudios se convertirían en socios del club y que, además, ningún deportista de la universidad podría ser parte de otra institución deportiva.
[Imagen: U-de-Chile-vs-Catolica-1949-1x0.jpg]

U. de Chile 1 vs Catolica 0 1949

           Más allá de los resultados que veremos más adelante, esta organización del Club Deportivo y de su rama privilegiada de fútbol también buscó desarrollar otros elementos para constituirse en una institución deportiva profesional y lograr recaudar una mayor cantidad de fondos para el club. Dentro de las variables que se encuentran para concretar este tipo de objetivos, tropezamos con el estadio para la “U” y los tres primeros intentos por conseguirlo, que se dieron en sólo una década. Es aquí cuando comenzó la eterna búsqueda para construir una casa para el equipo, donde, sin lugar a dudas, en estos años es cuando más se intentó lograr el objetivo y que, a raíz de esto, se postergó durante un par de décadas hasta los años 70’, obteniendo, como bien sabemos, resultados similares. Pasando a lo que fueron estos intentos durante la década los 40’, en primer lugar, encontramos el de 1942 cuando se intentó construir el estadio en la Quinta Normal, proyecto que no tuvo éxito. En segundo lugar, durante 1946 se buscó edificar el recinto deportivo en la población Juan Antonio Ríos, fracasando como había ocurrido a inicios de esta década.

Finalmente, el tercer intento, que podemos considerar como el más concreto, fue en 1948: este proyecto fue llevado a cabo por una sociedad anónima llamada “Sociedad Anónima Deportiva Universidad de Chile”. El recinto se ubicaría en la actual comuna de La Granja, en ese entonces fundo “La Castrina”, y la idea era que a través de la compra de acciones se lograra recaudar el dinero necesario para la construcción, acciones que llegaron a costar $1.000. Si comparamos este proyecto con los dos anteriores este fue el más serio: impulsado por el rector de la Universidad de Chile, el ya nombrado Juvenal Hernández, y con el apoyo del presidente Gabriel González Videla, este tercer intento fracasó simplemente por no recaudarse el dinero necesario a través de la venta de acciones, a pesar de que para esta época el club contaba con un mayor financiamiento debido a lo que ya mencionamos: gracias al Decreto N° 72 y la inclusión directa de los estudiantes a través del pago de sus matriculas, hacia 1945 los caudales de la institución superaban considerablemente los de años anteriores, sobre todo si se comparan con la década del 30’.
[Imagen: U-de-Chile-vs-Colo-Colo-1951-2x2.jpg]

U. de Chile 2 vs Colo Colo 2 1951

Pasando a lo que fue el tema deportivo, como dijimos anteriormente los primeros dos años del Club Deportivo de la Universidad de Chile en el profesionalismo no fueron los mejores, pero gracias a su Reglamento Deportivo y el ingreso de siete jugadores de la Unión Española, por los conflictos surgidos en esta comunidad por la Guerra Civil Española, esto cambió en 1940 al lograrse la primera estrella:

Tabla 1. Campañas de la Universidad de Chile desde 1938 hasta 1940
AÑO PJ PG PE PP GF GC Dif. Pts. Pos.
1938 12 02 02 08 17 39 – 22 06 7°
1939 24 08 04 12 49 52 – 03 20 7°
1940 18 12 02 04 46 31 + 15 26 1°

El logro de este primer título fue bajo la dirección técnica de Luis Tirado, donde resaltaron figuras como la del goleador Víctor “Cañón” Alonso, Ulises Ramos y el simbólico arquero Eduardo Simián, que seguía siendo un resquicio del amateurismo del club: el “Pulpo”, como lo apodaban, alternó su trabajo como ingeniero formado en la Universidad de Chile con su vocación de jugador, ya que nunca cobró un solo peso por defender la camiseta debido a que él sentía que tenía que retribuirle al club y no el club a él.

           Lamentablemente, el logro obtenido en 1940 estuvo lejos de repetirse en los años siguientes. No sólo eso, sino que la “U” tuvo que esperar 19 años para volver a levantar una copa. Desde el torneo del año 41’ hasta el término de este período de organización institucional del equipo de fútbol, la Universidad de Chile tuvo resultados que no lograron superar el tercer lugar y que lo tuvieron, en algunos años, en los últimos lugares de la tabla de posiciones:

Tabla 2. Campañas de la Universidad de Chile desde 1941 hasta 1952
AÑO PJ PG PE PP GF GC Dif. Pts. Pos.
1941 18 05 01 12 37 45 – 08 11 9°
1942 18 05 08 05 28 25 + 03 18 5°
1943 18 04 07 07 24 34 – 10 15 8°
1944 22 08 03 11 49 56 – 07 19 8°
1945 22 11 04 07 54 38 + 16 26 3°
1946 24 11 07 06 55 40 + 15 29 3°
1947 24 11 05 08 44 34 + 10 27 3°
1948 24 11 04 09 53 47 + 06 26 7°
1949 22 09 05 08 52 51 + 01 23 6°
1950 22 06 04 12 39 47 – 08 16 10°
1951 27 10 10 07 38 38 0 30 6°
1952 33 11 07 15 51 65 – 14 29 9°

Como vemos, en el año 41’ se obtuvo un paupérrimo 9° puesto, cercano a los lugares que se lograron en 1943, 44’, 48’, 50’ y 52’. Las excepciones fueron el 6° lugar de los años 1949 y 51’, el 5° lugar de 1942 y los terceros lugares obtenidos desde 1945 hasta 1947. Por estos motivos, se hizo necesario por parte de los dirigentes del Club Deportivo de la Universidad de Chile y de la rama de fútbol buscar medios diferentes para lograr mejores resultados en el campo de juego. Así, comenzó a pensarse y desarrollarse desde las autoridades un proyecto a largo plazo que implicó la formación integral de jugadores, siguiendo la línea social de la Universidad de Chile: como veremos en el siguiente período, los malos resultados obtenidos durante el profesionalismo llevaron a implantar un ordenamiento mucho más orgánico que hasta ese momento.
[Imagen: U-de-Chile-vs-Catolica-1950-1x0.jpg]

U. de Chile 1 vs Catolica 0 Clásico Nocturno 1950

           Ahora bien, paralelo al desarrollo deportivo del Club Deportivo dentro del profesionalismo, paralelamente también encontramos otra manifestación futbolística de la institución, que preservó ciertas lógicas del amateurismo: el Combinado Universitario. Este equipo, que nace a través de la unión de los jugadores del Club Deportivo de la Universidad de Chile y del Club Deportivo de la Universidad Católica, tenía por finalidad enfrentar los torneos internacionales que se realizaban durante los veranos de nuestro país desde finales de la década del 30’. Por esto, la también llamada “Selección Universitaria”, se midió con clubes provenientes de distintos países, como: Argentina, Brasil, España, Paraguay, Perú, Portugal y Uruguay, además de algunas instituciones profesionales y amateurs de Chile. Las posibilidades de que una alianza de este tipo se dieran no era algo extraño en esa época: la “rivalidad” era estrictamente deportiva y estaba lejos de entenderse bajo los parámetros de hoy en día. De esta forma, la amistad existente entre los jugadores de ambos clubes, sumado a los beneficios deportivos y económicos que les trajo la participación en estos campeonatos, fueron los principales motivos para unir fuerzas. Independiente de lo anterior, también le trajo evidentes limitaciones a las dos instituciones: durante gran parte de la década de los años 40’, ambos clubes no pudieron desarrollarse internacionalmente de forma autónoma, lo que perjudicó sus aspiraciones más allá de nuestras fronteras.

           Al revisar las cifras del Combinado Universitario, vemos que sus apariciones fueron esporádicas en sus años de existencia: la primera fue en 1939, mientras que la última se registra en 1974. Ahora bien, ¿logró esta selección universitaria cumplir los objetivos para los que se fundó? La verdad, sus resultados a nivel internacional fueron más bien modestos:

Tabla 3. Resultados internacionales del Combinado Universitario, 1939-1967
EQUIPOS DE: PJ PG PE PP GF GC Dif. Pts.
Argentina 11 02 03 06 17 25 – 08 07
Brasil 02 01 0 01 06 07 – 01 02
España 01 01 0 0 03 02 + 01 02
Paraguay 02 0 0 02 04 06 – 02 0
Perú 03 0 02 01 04 06 – 02 02
Portugal 01 01 0 0 02 01 + 01 02
Uruguay 02 0 01 01 03 06 – 03 01
TOTAL 24 07 06 11 44 55 – 11 20

Fuente: cifras extraídas de http://www.chuncho.com

Como vemos en esta tabla, con los equipos argentinos, entre los que encontramos instituciones de la talla de Boca Juniors, River Plate, Racing de Avellaneda, Rosario Central, Huracán o San Lorenzo, se disputaron 11 juegos de los que sólo se ganaron 2. De todos modos, fueron mejores resultados a los obtenidos con equipos paraguayos, peruanos y uruguayos, como Olimpia, Universitario de Lima, Peñarol o Nacional, con los que no se registraron victorias. Curiosamente, el desempeño que más resaltó fue con equipos brasileros y europeos: se logró derrotar a clubes como el Flamengo de Brasil, además del  Sevilla y Benfica provenientes del viejo continente. Todos estos resultados nos dicen que el Combinado Universitario disputó 24 juegos contra equipos extranjeros: ganó 7, empató 6 y perdió 11; logrando un pobre 41, 67% de rendimiento.

           Si revisamos el desempeño de la Selección Universitaria en el ámbito nacional, las cifras no entusiasman. En primer lugar, el Combinado Universitario disputó 6 juegos amistosos contra equipos profesionales, de lo que ganó apenas 2, empató 0 y perdió 4; en segundo lugar, también enfrentó 14 partidos con clubes amateurs, 12 de ellos en el año 1943 y tan sólo 2 en 1960. Las cifras indican que en estos cotejos, los universitarios ganaron en 12 oportunidades, empataron 1 y perdieron sólo 1, alcanzando el no despreciable 89,29% de rendimiento: claramente, eran sólo equipos amateurs, por lo que estas victorias no alcanzan a entusiasmar a nadie. De esta forma, tomando en cuenta todas las cifras que dimos anteriormente, podemos ver que el Combinado Universitario provocó, deportivamente, más limitantes que progresos: como ya se mencionó, ambos clubes deportivos perdieron un valioso tiempo para desarrollarse internacionalmente, sobre todo en una época donde las diferencias con equipos extranjeros eran más abordables que ahora. Sumado a esto, el rendimiento a nivel nacional fue más bien modesto contra equipos profesionales, resaltando sólo las campañas contra equipos amateurs. Así se entiende que este equipo haya sido más bien anecdótico, pero de igual forma parte de la historia de nuestro club.
[Imagen: Combinado-Universitario.jpg]

Combinado Universitario

(udechile.elnooficial)

http://udechile.elnooficial.cl/organizac...itucional/

Implementación Institucional - Historia Club U. de Chile
Historiadores No Oficial

¿A qué nos referimos con “implementación institucional”? Básicamente, hablamos del proyecto desarrollado por el Club Deportivo de la Universidad de Chile iniciado en 1953 y su éxito más relevante: el Ballet Azul. La profesionalización del equipo implicó cambios drásticos dentro del club, sobre todo en la planificación como institución, pero más allá de eso repercutió en otras variables del fútbol chileno que no volvieron a ser iguales. En primer lugar, después de la década de los 60’ se modificó por completo la estructura de nuestro campeonato nacional: la “U” se había convertido en el segundo club más grande de Chile y mucho más, ya que fue el primer equipo que se convirtió en un rival que podía ver de frente al equipo que, hasta ese momento, no había tenido contrapeso: Colo-Colo. En segundo lugar, estos éxitos deportivos y la necesidad de ampliarlos para continuar con el proyecto que se concretaba de buena manera, provocó otra consecuencia: el surgimiento del “inmediatismo”. Finalmente, a partir de 1973, los militares vieron con malos ojos a este Club Deportivo cuya dirigencia mantenía vínculos demasiado cercanos con el gobierno de la Unidad Popular (UP). De esta forma, a continuación buscaremos caracterizar las estrategias de planificación utilizadas por el club para posicionarse como un referente del fútbol chileno en lo social, deportivo y las consecuencias que trajo para la rama de fútbol de la institución.

           El período que desarrollaremos a continuación cruza por distintos contextos históricos de nuestro país, donde se produjeron cambios radicales. Encontramos el gobierno de Carlos Ibáñez del Campo y desde ahí nos adentramos en lo que se conocen como los “tres tercios”: primero vino Jorge Alessandri desde la derecha, segundo Eduardo Frei Montalva desde el centro y, tercero, Salvador Allende desde la izquierda, para, finalmente, llegar al Golpe de Estado de 1973 y la dictadura de la Junta Militar. En primer lugar, institucionalmente hablando, todos los sectores políticos tuvieron la oportunidad de implementar sus propuestas, siendo todas ineficaces para solucionar los problemas y conflictos que afloraron en la sociedad chilena. Lo que vemos a través de estos años, fue una clara pérdida de confianza en la Constitución fundada en 1925, que finalmente llevó a una polarización ideológica que no pudo ser resuelta por los mecanismos legales y que desencadenó en la intervención autoritaria de las Fuerzas Armadas, que estuvieron lejos de restablecer el orden.
[Imagen: udechile_1969.jpg]

1969, De pie: Manuel Rodriguez, Roberto Hodge, Humberto Canobra, Alberto Quintano, Juan Rodriguez y Adolfo Nef. Agachados: Pedro Araya, Eduardo Peralta, Carlos Campos, Guillermo Yávar y Leonel Sanchez.

En segundo lugar, la economía fue la estructura con más oscilaciones. Aquí encontramos expresiones tan dispares como la planificación impulsada por los gobiernos radicales y su continuación hasta 1973 y los cambios económicos que comenzaron a producirse en 1975 con los Chicago Boys, que no lograron solucionar las dificultades que vivía el país como se vio en la crisis de 1982, que desmoronó al Estado económica y socialmente hablando. Finalmente, en tercer lugar, los conflictos sociales comenzaron a hacerse progresivamente más intensos durante el período que va desde 1953 hasta 1978. Debido a la pérdida de confianza en la institucionalidad vigente desde 1925 y la agudización de los problemas económicos, los distintos grupos sociales buscaron satisfacer sus necesidades por cuenta propia: huelgas, tomas de terrenos, la legitimación de la vía armada y los enfrentamientos callejeros entre facciones políticas lograron cristalizar, hacia 1972 y 1973, en Poder Popular. Esta forma de organización política y territorial autónoma, expresada en los Cordones Industriales o los Comandos Comunales, fue destruida sin contemplaciones por la dictadura cívico-militar a través de los mecanismos aprendidos en la tristemente célebre Escuela de las Américas.      

Dentro de este convulsionado período, la Universidad de Chile se consolidó como el segundo club más grande de nuestro país. Pero dejemos algo en claro: esto no fue de la noche a la mañana o algo improvisado, ya que se desarrolló a través de un proyecto a largo plazo y con metas precisas. Siendo parte de la planificación e intervención del Estado en los asuntos sociales que predominaba en aquellos años, en 1953 la dirigencia de la “U” aprobó los Estatutos y Reglamentos del Club Deportivo de la Universidad de Chile. Este texto se promulgó bajo la presidencia de Eugenio Velasco (1950-1954) y hasta ese momento fue el documento más completo referente al deporte universitario, ya que los estatutos constaban de siete títulos y 48 artículos, mientras que el reglamento estaba constituido por 248 artículos. Todo este sustento institucional integraba todo lo relacionado al control y dependencia de la rama de fútbol profesional de la universidad, estructura deportiva que se mantuvo vigente hasta el 11 de septiembre de 1973 al ser derogada por los militares.

           Esto fue de la mano con un proceso dentro de la misma universidad y que no podemos obviar: ese mismo año asumió la rectoría el académico Juan Gómez Millas (1953-1963), principal promotor de la apertura de sedes regionales de la Universidad de Chile. Esto hay que tenerlo en cuenta porque, al existir filiales en provincias, éstas iban acompañadas del desarrollo del deporte. Ahora bien, la implementación de este proyecto, dentro de lo estrictamente deportivo, fue más allá de la compra y venta de jugadores como era hasta ese momento: el objetivo del club implicó formar deportistas no sólo en lo físico, sino también en lo educacional, social, médico y dental, o sea, desarrollarlos como personas integralmente fuera de la cancha. Este programa, impulsado por nombres como César Martínez, el doctor Víctor Sierra e implementado por el profesor de Educación Física Luis “Zorro” Álamos, además de Luis Tirado y Hernán Carrasco, se comenzó a realizar desde las inferiores del Club Deportivo de la Universidad de Chile y los primeros resultados se vieron en 1955, cuando, transcurridas seis fechas de sus respectivos torneos, todas las inferiores la “U” estaban invictas. Estos elementos que hemos visto trajeron frutos gradualmente en el equipo de honor, cuya mayor demostración de éxito fue el recordado y glorioso Ballet Azul, resultado directo, a través de años de implementación, de todas estas medidas planificadas por el Club Deportivo.
[Imagen: Ernesto-Alvarez-Cabezazo-1961.jpg]

Ernesto Alvarez Cabezazo 1961

           Frutos directos de este proyecto fueron jugadores como Leonel Sánchez, Sergio Navarro y otros más, pero, sin lugar a dudas, el mejor ejemplo integral de esta planificación fue Carlos “El Tanque” Campos. Mostremos su caso: llegó a las inferiores de la Universidad de Chile durante los años 50’, debutando en el equipo de honor en 1957 para retirarse en nuestra institución 14 años después, en 1969 de la mano con el último título del Ballet Azul. El Tanque nunca jugó por otro equipo debido a su identificación con el club: por sus constantes problemas a la rodilla, Carlos Campos prefirió retirarse antes de vestir otra camiseta. Independiente de esto, sus registros son incuestionables: jugó 290 partidos por la “U”, en los que marcó 197 goles sumando la Copa Chile, el Campeonato Nacional y la Copa Libertadores de América. Ganó seis títulos con el club, en los años: 1959, 62’, 64’. 65’, 67’ y 69’; siendo goleador del torneo en tres oportunidades: 1961, 62’ y 66’. No sólo eso, sino que es hasta el día de hoy el máximo anotador de los súper-clásicos contra Colo-Colo, con 16 goles, y también de los clásicos universitarios contra la Universidad Católica, con 14 tantos. De esta forma, Carlos “El Tanque” Campos fue el resultado más expresivo de lo que buscó el Club Deportivo a partir de 1953.

           Ahora bien, los buenos resultados deportivos de la “U” durante la década de los 60’, a la larga terminaron por alterar este proyecto formativo. Debido a los éxitos cosechados, poco a poco comenzaron a surgir fisuras dentro de la institución, pero, por sobre todo, la “U” se convirtió en presa de sus propios logros: producto de las buenas campañas y la valorización de los jugadores de la Universidad de Chile, éstos comenzaron a ser vendidos sin contar con una renovación desde las inferiores que fuera de la mano con este éxodo. Para el sexto título conseguido por el Ballet, los conflictos internos y el abandono del proyecto impulsado en 1953 ya eran evidentes: durante la presidencia de Carlos Palasi (1968-1972), a inicios de 1969, los jugadores del club se fueron a huelga, lo que era una devidencia de los roces constantes entre dirigentes, entrenadores y los mismos miembros del equipo. En los primeros años de la década del 70’ esto se acentuó, pero entendamos la nueva situación: a pesar de que las campañas eran buenas, no lo eran en vista de los logros conseguidos durante los años 60’. Dicho de otro modo: si antes del Ballet Azul un segundo o tercer lugar eran una campaña exitosa, a partir de 1969 eran un fracaso tomando en cuenta la cantidad de títulos hasta ese momento. De esta forma, el proyecto a largo plazo impulsado en el 53’ dio paso al “inmediatismo” y a la necesidad de títulos bajo cualquier circunstancia, lo antes posible y sin medir consecuencias, agregado a otros inconvenientes: debido a las variaciones económicas, la “U” ya presentaba sus primeros problemas económicos por la devaluación de la moneda y de su patrimonio.
[Imagen: Alvarez-Marcos-Sanches-y-Eyzaguirre.jpg]

Alvarez, Marcos, Sanchez y Eyzaguirre

           Aquí comenzaron a surgir los problemas para el club y algunos nombres que serán claves durante los próximos 10 años. Debido a la necesidad de obtener buenos resultados deportivos, en 1972 asumió la presidencia de la rama de fútbol Rolando Molina que hizo una completa renovación de la directiva existente, alejando del club a los antiguos dirigentes reemplazándolos por otros nuevos en un contexto de plena baja económica dentro de la institución, que a esas alturas sólo pagaba el personal administrativo y el uso de la infraestructura de la universidad. Molina asumió en plena UP, lo que es significativo para ese momento: desde el año anterior, el presidente del Club Deportivo de la Universidad de Chile, Emilio Torrealba, mantenía fuertes vínculos con representantes del Ministerio del Interior, como José Tohá, y Daniel Vergara, director de la Corporación de Mejoramiento Urbano (CORMU), para construir el ansiado estadio propio. El trato cristalizó cuando el Club Deportivo logró permutar algunos terrenos de la casa de estudios, ubicados en La Granja, por seis hectáreas del fundo San Luis, en Las Condes, donde se construiría el estadio. No sólo esto: el proyecto incluía la construcción de viviendas sociales aledañas al recinto deportivo, además de centros cívicos y comerciales. Sumado a lo anterior, el acuerdo implicaba que los niños residentes de estas viviendas podrían entrar de forma gratuita a las escuelas de fútbol de la “U”.

           Lamentablemente esto no logró concretarse: los inicios de las obras eran en septiembre de 1973. Con el Golpe de Estado y la toma del poder por parte de la Junta Militar, todo este proyecto se fue al piso. Esto no es lo único que cambió, ya que el nuevo contexto implicó un giro drástico en el Club Deportivo de la Universidad de Chile. La intervención de los militares afectó doblemente a la “U”: por un lado, en lo institucional y, por otro, en lo económico. Lo primero se aprecia a través de los Rectores-delegados, militares de alta graduación que eran elegidos por la dictadura para liderar las distintas universidades chilenas con amplias atribuciones, lo que afectó directamente al Club Deportivo por ser parte de la casa de Bello. Lo segundo se vio a través del Decreto Ley N° 431, que impedía a cualquier funcionario de una universidad estatal ganar un sueldo más alto que el de un decano de la misma institución. Debido a esto, los jugadores del club tuvieron que ver reducidos sus ingresos considerablemente, causando su salida gradual hacia otros equipos. De esta forma, el panorama se hizo aun más complejo: el proyecto de estadio había sido descartado de raíz, el equipo no podía retener a los jugadores y, peor aun, las inferiores estaban completamente abandonadas. Todo esto dio como resultado una crisis económica sin solución e incitó un cambió drástico en el club durante la presidencia de Rolando Molina: el surgimiento de la Corporación de Fútbol de la Universidad de Chile (Corfuch).

            Después de haber revisado los cambios institucionales en el Club Deportivo, ¿cuáles fueron los resultados que se dieron durante esta época a través de los fríos números? Veamos a continuación las distintas campañas del club. Cuando revisamos los años que van desde el inicio de este período hasta el logro del segundo campeonato de la Universidad de Chile, identificamos la irregularidad de las campañas, ya que se osciló en puestos tan distantes como el 2° y el 11°.
[Imagen: udechile_1958.jpg]

1958, De pie: Sergio Navarro, Carlos Poretti, René Pacheco, Oscar Giaggino, Hugo Núñez y Salvador Arenas.
Agachados: Braulio Musso, Osvaldo Díaz, Carlos Campos, René Meléndez y Leonel Sánchez.

Tabla 1. Campañas de la Universidad de Chile entre 1953 y 1958
AÑO PJ PG PE PP GF GC Dif. Pts Pos.
1953 26 13 04 09 43 48 – 05 30 4°
1954 31 10 08 13 48 64 – 16 28 10°
1955 33 14 09 10 76 59 + 17 37 2°
1956 26 08 05 13 38 45 – 07 21 11°
1957 26 10 11 05 51 42 + 09 31 2°
1958 26 13 05 08 41 38 + 03 31 3°

Más allá de esto, comenzamos a ver una constante: ya en 1957 se logró un segundo lugar y al año siguiente el tercero: si complementamos estos elementos con la siguiente tabla, podremos ver de forma más nítida esta continuación de buenos resultados si tomamos como referencia la era del Ballet Azul.

Tabla 2. Campañas de la Universidad de Chile durante el Ballet Azul
AÑO PJ PG PE PP GF GC Dif. Pts. Pos.
1959 26 16 06 04 61 34 + 27 38 1°
1960 26 14 03 09 46 40 + 06 31 3°
1961 26 13 12 01 55 28 + 27 38 2°
1962 34 21 08 05 100 48 + 52 50 1°
1963 34 23 06 05 78 42 + 36 52 2°
1964 34 21 10 03 72 28 + 44 52 1°
1965 34 25 07 02 86 36 + 50 57 1°
1966 34 18 06 10 79 49 + 30 42 4°
1967 34 25 06 03 81 33 + 48 56 1°
1968 32 18 07 07 65 35 + 30 43 3°
1969 37 22 08 07 73 43 + 30 47 1°
1970 39 16 12 15 57 55 + 57 46 3°

Como vemos, las diferencias con la década anterior son considerables: se obtiene el primer lugar los años 1959, 62′, 64′, 65′, 67′ y 69′; el segundo en 1961 y 63′; el tercero en 1960 y 68′; siendo el peor resultado, durante estos 10 años, el cuarto lugar de 1966. Si agregamos a lo anterior el promedio de casi tres goles por partido del año 1962 o los 0,8 goles recibidos el año 64′ son otros ejemplos de la capacidad goleadora de este equipo, pero, además, al que le hacían muy pocas anotaciones, evidenciando el equilibrio en todas sus líneas.

Estas cifras impresionantes mantenidas durante toda la época del Ballet Azul lograron mantenerse hasta el año 1972, ya que ese año y el 71’ el club logró mantenerse en el segundo lugar, algo parecido a lo que habían sido las campañas en años anteriores. Todo esto cambió drásticamente a partir de 1973: ese año la “U” quedó en el 13° lugar, el mismo puesto que ocupó posteriormente en el 74’ y 75’, mostrando una fuerte baja en el rendimiento deportivo:

Tabla 3. Campañas de la Universidad de Chile entre 1971 y 1977
AÑO PJ PG PE PP GF GC Dif. Pts. Pos.
1971 34 18 10 06 61 40 + 21 46 2°
1972 34 20 09 05 48 20 + 28 49 2°
1973 34 10 08 16 54 64 – 10 28 13°
1974 34 11 6 17 63 63 0 28 13°
1975 34 09 11 14 32 47 – 15 29 13°
1976 34 17 11 06 70 41 + 29 45 3°
1977 34 13 13 08 50 35 + 15 39 5°

Posterior a esto, en el año 1976 se logró volver a los puestos de avanzada al lograr el tercer lugar, manteniendo cierta estabilidad en el 77’ al quedar en la quinta posición. Independiente de esto, los últimos años del Club Deportivo de la Universidad de Chile no fueron buenos en el rendimiento, lo que precipitó, como mencionamos anteriormente, la necesidad de buscar mecanismos para volver a ser el equipo competitivo de la década del 60’.

En relación al rendimiento internacional, vemos que ahí se produjeron los mayores fracasos de la institución, resaltando solamente algunas Copas Libertadores en la década del 70’ donde se lograron victorias que no impidieron que la “U” quedara eliminada principalmente en primera ronda, con excepción del año 70’ donde se llegó a semi-finales de la Copa. En el año 1960 se perdieron los cuatro partidos disputados; los años 1963, 65′, 66′ y 68′ se ganó solamente un partido por torneo, logrando campañas nefastas en la década donde sólo resalta la Copa Libertadores de 1966, ya que la Universidad de Chile, a pesar de obtener un pobre 41, 67% de rendimiento, tuvo ese año su presentación más relevante fuera de nuestro país. Definitivamente, el mejor resultado obtenido por el glorioso Ballet Azul se dio en el año 1970, donde se logró llegar a las semi-finales de la Copa Libertadores siendo derrotados por Peñarol: de los 16 partidos disputados en ese torneo, se ganaron ocho encuentros, se empataron cuatro y se perdieron, también, cuatro; lográndose un 62,50% de rendimiento.
[Imagen: udechile_1972.jpg]

1972, De pie: Vladimir Bigorra, Manuel Rodríguez, Víctor Muñoz, Juan Carlos Sarnari, Nelson Gallardo y Adolfo Nef.
Agachados: Claudio Gallegos, Eduardo Peralta, Jorge Américo Spedaletti, Francisco Las Heras y Adriano Muñoz.

Las dos participaciones siguientes no fueron tan exitosas: en el año 72’, la Universidad de Chile no superó la primera fase del torneo quedando en el segundo lugar del Grupo 4: en su primer partido, la “U” perdió como visita por 3-2 con Unión San Felipe, para después caer como local frente Alianza de Lima por el mismo marcador; el primer triunfo en esta copa se logró con Universitario de Lima, después de vencerlo por 1-0 en calidad de local. En la segunda ronda, el club logró dos victorias y una derrota: venció a Unión San Felipe como local por 2-1, a Alianza de Lima como visita por 3-4 y finalmente perdió en Perú por 1-0 con Universitario. En la copa del 77’ se logró el mismo puesto en el grupo, sin lograr clasificar a segunda fase: en la primera ronda, la Universidad de Chile perdió 2-0 con Everton en Viña del Mar y derrotó por 1-0 como local a Libertad y Olimpia. La segunda ronda no fue tan buena, ya que la “U” derrotó a Everton en el Estadio Nacional por 1-0 y cayó en Paraguay por 3-0 con Libertad y 1-0 con Olimpia, quedando eliminada.

A pesar de los magros resultados a nivel internacional, lo más relevante del equipo fueron sus repercusiones a nivel nacional. ¿A qué nos referimos? Posterior al Ballet Azul, la estructura de nuestro fútbol criollo cambió completamente después de 11 años. En primer lugar, la Universidad de Chile pasó a ser el segundo equipo más grande de Chile al contar en sus vitrinas con siete coronas, superando a Magallanes, Audax Italiano y Universidad Católica que la seguían con cuatro torneos cada uno y sólo superado por Colo-Colo con nueve títulos. En segundo lugar, la “U” se convirtió en el primer equipo que le quitaba la hegemonía del torneo a los albos y no sólo eso, porque también lo apabulló en los partidos entre ambos equipos: de los 24 choques disputados en la década de los 60’, el club consiguió 14 triunfos, seis empates y sólo cuatro derrotas frente al equipo albo. Así comenzó a configurarse un nuevo súper-clásico en nuestro fútbol, ya que la Universidad de Chile era el único equipo que podía competir contra Colo-Colo en la cancha, en títulos y, desde ese momento, también en las graderías.
[Imagen: Campos-y-Pele.jpg]

Campos y Pele

Las buenas campañas realizadas por el club a partir de los años 50’ provocó un aumento en la cantidad de sus seguidores, que sobrepasaron con creces el apoyo natural de los estudiantes de educación superior con que contaba la “U” hasta ese momento. Gracias a las buenas participaciones del equipo universitario en los distintos campeonatos nacionales durante la época del Ballet Azul, se logró una amplia base de apoyo que se mantuvo a pesar de los malos resultados que vinieron en los años 70’ (y posterior a eso también). Una ejemplificación de esto la encontramos en el año 1973, cuando, a pesar de obtener el lugar 13° en el campeonato de Primera División, la Universidad de Chile fue el segundo equipo que llevó más público al estadio. No sólo eso, sino que ya en 1976 había logrado superar a Colo-Colo en popularidad en la cancha al llevar 742.000 espectadores contra los 728.000 de la institución alba. Estos elementos, sumados a los deportivos, convirtieron a la “U” en el segundo equipo más importante del país, sitial que no perdió nunca a pesar de estar 25 años sin ser campeón.

Más allá del rendimiento deportivo y de la fidelidad de los hinchas con su club, también hay que tomar en cuenta otras variables para entender este apoyo por parte de los hinchas. Uno de los principales motivos del aumento y mantenimiento de la popularidad azul habría sido que no existía otra institución que fuese capaz de movilizar la cantidad de adherentes que tenía la “U”: equipos como Magallanes estaban estancados desde hacía tiempo, mientras que otros como Universidad Católica o la Unión Española tenían un marcado carácter elitista. Sumado a ellos, este último equipo y Audax Italiano, tienen la limitación de ser un equipo de colonia, problema similar al que tenía Cobreloa al ser un equipo de provincia. Tomando en cuenta estas variables, desde finales de la década del 70’ las dirigencias del club apuntaron a ampliar la base social de sus hinchas para integrar y “pelear uno por uno” los sectores populares de nuestro país, que tradicionalmente habían pertenecido a Colo-Colo. Así, el duelo entre ambos equipos pasó a convertirse en el más seguido en nuestro fútbol, naciendo el “súper-clásico” a partir de los años 70’.


(udechile.elnooficial)

http://udechile.elnooficial.cl/implement...itucional/
[Imagen: y1pYrFQerzQp92WToB-fzDq-4DGGs0fhV_f.gif~c200][Imagen: y1ptVolUWoPOjCFjepNMiZe7LwarVlQMfvx.gif~c200]

[-] Usuarios que marcaron 'Me gusta' en el mensaje de Astaldo (2):
  • CapitánFogonero, psicosis2213
Responder
#2
Fundación (1927)

[Imagen: img103.jpg]
[Imagen: img105.jpg]

http://1.bp.blogspot.com/_VS1eJm_7vSo/Sh...img103.jpg
http://3.bp.blogspot.com/_VS1eJm_7vSo/Sh...img105.jpg

(mas-alla-del-horizonte)

Cita:http://mas-alla-del-horizonte.blogspot.c...-1927.html
[Imagen: y1pYrFQerzQp92WToB-fzDq-4DGGs0fhV_f.gif~c200][Imagen: y1ptVolUWoPOjCFjepNMiZe7LwarVlQMfvx.gif~c200]

[-] Usuario(s) que marcaron 'Me Gusta' en el mensaje de Astaldo (1):
  • psicosis2213
Responder
#3
[Imagen: 20iz2gn.jpg]

Internado Football Club 1924, notese la I en el pecho
[Imagen: y1pYrFQerzQp92WToB-fzDq-4DGGs0fhV_f.gif~c200][Imagen: y1ptVolUWoPOjCFjepNMiZe7LwarVlQMfvx.gif~c200]

[-] Usuario(s) que marcaron 'Me Gusta' en el mensaje de Astaldo (1):
  • psicosis2213
Responder
#4
(17-10-2016, 12:26 PM)Astaldo escribió: [Imagen: 20iz2gn.jpg]

Internado Football Club 1924, notese la I en el pecho

He visto esa foro 100 veces y recien veo que algunos de los jugadores del Internado II tiene una I en el pecho .. Buena.
[Imagen: 87f457d37d576be6868771f097332f3fo.jpg]
Responder
#5


[Imagen: y1pYrFQerzQp92WToB-fzDq-4DGGs0fhV_f.gif~c200][Imagen: y1ptVolUWoPOjCFjepNMiZe7LwarVlQMfvx.gif~c200]

Responder


Posibles temas similares...
Tema Autor Respuestas Vistas Último mensaje
  A 23 años de uno de los triunfos más importantes en la historia de la "U" frUtillar azUl 24 341 05-12-2017, 09:55 AM
Último mensaje: Galvatron
  Uniforme del Club Universidad de Chile (wikipedia) Joker Azul 32 5,767 13-11-2017, 11:49 AM
Último mensaje: Mosquetero
  Historia Los de abajo (labullanguera) Astaldo 49 1,246 06-11-2017, 10:38 PM
Último mensaje: GrandelaUctm
  Historia del Escudo de la U: el Chuncho (uchile.cl) Cucho 159 8,848 29-10-2017, 12:14 AM
Último mensaje: carlitros_VilleroLDA
  Los diez máximos goleadores en la historia de la U (goal) Astaldo 14 485 20-09-2017, 08:57 PM
Último mensaje: Beckerazo



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)